martes, 2 de enero de 2018

DE TODO UN POCO


Estimados amigos nautas, espero que todos hayan iniciado este 2018 con salud, paz y nuevos proyectos a realizar.
En este primer día hábil del nuevo año decidimos incluir una serie de puntos básicos que comprenden el ABC para travesías (cálculos, baterías, fondeo y óptica). Con el afán de tratar de ser siempre útiles consejeros, esperamos cumplir con nuestro cometido en esta nueva entrega.

* A la hora de preparar una travesía deberemos tener en cuenta dos ítems muy importantes. El primero: el Punto Crítico.
Es el punto del derrotero en donde le insumirá a la embarcación igual cantidad de combustible para arribar a destino o retornar al punto de salida.
Si se mantuviese la misma velocidad, respecto del lecho del río, a la ida que a la vuelta ese Punto Crítico estará ubicado a mitad de camino. Por lo general esto no es así, hay que tener en cuenta la influencia del viento y de la corriente, en ese caso habría que aplicar la siguiente fórmula: (d x V1) / (V2 + V1). En donde d es la distancia entre el punto de salida y el lugar de arribo medido en millas náuticas; V1 es la velocidad respecto al lecho del río rumbo al punto de salida y V2 es la velocidad respecto al lecho del río rumbo a destino.
Ejemplo: La distancia que une Tigre con Carmelo (ROU) es de aprox. 45 millas, suponiendo que la velocidad de la embarcación sea de 6 nudos y la corriente tiene una velocidad de 2 nudos en contra yendo hacia Carmelo, podemos decir que d=45 millas; V1=8 nudos y V2=4 nudos. En consecuencia, tenemos que aplicando la fórmula en cuestión nuestro Punto Crítico será a las 30 millas náuticas de haber zarpado.

* El segundo ítem importante es: el Punto de no retorno.
En este caso, la embarcación ha llegado a un punto del cual no podrá volver de donde partió, dado que el consumo de combustible sería mayor que si siguiera hasta el lugar de destino.
Distancia al punto de no retorno = (Cantidad de horas de combustible restante x Velocidad al lugar de destino x Velocidad al lugar de partida) / (Velocidad al lugar de destino + Velocidad al lugar de partida). Nota: Ambas velocidades en este caso son tomadas en relación al lecho del río.
La aplicación de esta fórmula es imprescindible para conocer la ubicación de ese punto. Por ej. Supongamos tener una corriente a favor de 2 nudos, una velocidad respecto al agua de 6 nudos, la distancia a navegar para arribar al lugar de destino es de 60 millas, cubrirla nos llevará 7,5 hs. y tenemos un tanque de combustible para 12 hs. Reemplazando estos valores en la fórmula, nos arrojarara el siguiente resultado: 32 millas. Si en cambio ud. decidiera seguir navegando hasta las 40 millas no llegaría al punto de partida pues, llegar hasta allí le llevó 5 hs. y volver, debido a la corriente en contra, le demandará 10 hs. Así las cosas, ud. tiene un tanque para 12 hs. es decir que se quedaría sin combustible 12 millas antes de llegar. Navegue sin sorpresas, al realizar travesías calcule el consumo de combustible antes de soltar amarras.

* No podremos descuidar dos factores que hacen a la seguridad y confort de la travesía: las Baterías, he aquí algunos consejos para prolongar la vida útil de su batería.
- Evite la total descarga, excepto que sea necesario.
- Periódicamente recárguelas hasta el 100%.
- Mantenga limpios y bien ajustados los bornes, conexiones, borneras, etc.
- Después de utilizarlas recarguelas, al menos, hasta el 80%.
- En el caso de tener más de un acumulador, no comparta la carga, hágalo por turnos.
- Prevea un montaje firme y aireado, lejos de fuentes de calor.


- Verifique que la carga suministrada por su alternador se encuentre en relación a la capacidad de batería.

*Y el Equipo de fondeo o elección del tipo y peso del ancla:
Fondo - Ancla / Cepo / Danforth / Hongo / Arado
Arena ............... Si ....... MB .......... Si ....... MB
Barro ............... Reg..... MB .......... Si ....... MB
Roca ................ Si ........ --- ........... Si ....... B
Pedregullo ........ Si ....... No ........... --- ...... B

Eslora . / . Peso de ancla / Grillete / Cadena / Cabo
5,00 mts. ... 4,00 kg. ....... 1/4" ..... 1,20 mts. ... 5/16"
6,50 mts. ... 6,00 kg. ....... 3/8" ..... 1,60 mts. .... 3/8"
10 mts. ..... 12,00 kg. ...... 7/16" ..... 1,80 mts. ... 9/16"

Regla general: Soltar longitud de cabo equivalente a 3 veces la profundidad más la distancia desde la superficie del agua hasta la banda de la embarcación en condiciones normales. En condiciones adversas soltar 5 veces la profundidad.

* Por último, aunque no menos importantes, se encuentran los Prismáticos.
La graduación más conveniente para uso náutico es 7 x 50. Aunque existen con más aumento, estos no se recomiendan dado que el movimiento a bordo hace muy dificultoso la visión provocando cierta sensación de mareo. Se deberá guardarlos en un sitio protegido contra golpes o humedad y al alcance de la mano, pues son sumamente útiles a la hora de querer encontrar boyas, referencias costeras, etc.

Amigos nautas esto ha sido todo por hoy. Nos despedimos hasta la próxima, adelantándoles que a la vuelta de las vacaciones a bordo sacaremos un nuevo video sobre "Navegando el Río Negro". Con más info, buenas imágenes y todo lo necesario para realizar un derrotero placentero y seguro. Disfruten de la navegación y recuerden que Cuanto más se tarda... más se navega!

lunes, 18 de diciembre de 2017

LA LUZ INTERIOR

Es un verdadero placer volvernos a encontrar para compartir algo que tanta pasión nos genera.

En la náutica, así como en todo, las tendencias han ido virando hacia distintas modas o demandas para adecuarse a los requerimientos y necesidades del usuario.

Las embarcaciones modernas se han inclinado por ambientar sus interiores con mobiliarios, revestimientos y tapizados de colores claros dejando atrás los convencionales muebles de cocina, forrados con Fórmica, de color verde, naranja o amarillo, como tal era el caso de los Paglietini, Tarrab, Gama o Flamingo.

En los barcos de época, los clásicos y los construidos hasta la década del ochenta, la supremacía del material utilizado la ejercía la madera. Mamparos de machimbre de cedro o paneles enchapados barnizados o lustrados, pisos bastonados, ayudados por cortinas a rayas y tapizados azules o bordeaux sumían al salón interior o camareta en algo lúgubre, oscuro y triste que se confundía con el ingreso a un sótano.

Si este es su caso, no desespere! En cinco pasos, con algo de entusiasmo y poca inversión usted podrá redecorar su embarcación manteniendo el estilo pero con tendecia vanguardista.


Primer paso: Si tiene, quite todo revestimiento del forro (cara interna de casco, la que Ud. ve desde el interior) que sea de alfombra, cuerina matelaseada o Fórmica. Hágalo con cuidado y podrá utilizarlos como moldes para el nuevo material, como por ejemplo PVC espumado de unos 3 mm. de espesor, al que podrá pegar cuerinas lisas claras, telas o simplemente dejarlo blanco. Si la base está en buenas condiciones puede pintar el terciado o mamparo, pero siempre eligiendo colores claros.

Segundo paso: Preserve toda moldura existente para, luego de lijarlas hasta la madera y barnizarlas, volverlas a colocar posteriormente.

Tercer paso: Recupere todos los muebles. Si están confeccionados en PVC puede lijarlos al agua con papel de lija 600 y luego pasarles pasta de pulir de grano mediano o fino y recuperará todo su brillo. Los muebles de Fórmica se pueden forrar con vinilo o pintar con poliuretano, siempre con colores claros y combinantes con las molduras que ya posee.

Cuarto paso: Escoja un color para las colchonetas y otro para el composé, por ejemplo: Ocre y lacre. Utilice el ocre en las colchonetas y el lacre en vivos y almohadones. Procure utilizar cantidad impar de almohadones y de esta manera, siguiendo con el ejemplo, podrá hacer dos lacres con vivos ocre y uno invirtiendo los tonos. Estos detalles le darán iluminación y calidez a su embarcación.

Quinto y último paso: La iluminación jugará un roll preponderante. Utilice LEDs de luz cálida o dicro-minibipin de bajo consumo. Colóquelas sobre los distintos sectores logrando así una división virtual entre la dinette y la mesa de navegación o cocina.

Conclusión:
  • Arriba claro, abajo oscuro. (techo y piso) 
  • Mantenga mamparos de madera oscura barnizada sólo lo indispensable. 
  • No elija tapizados o telas para cortinas a rayas ni oscuras.
  • No use iluminación a base de artefactos con tubos fluorescentes.
  • Los interiores de muebles y estibas como los bajo cuchetas, pintelos con sintético o poliuretano según sea el material, siempre en tonos claros.

Esperamos haber aportado alguna solución a estos problemas menores y haberle "aclarado"el panorama para personalizar su barco y hacer de él un sitio confortable, cálido y alegre.

Amigos ... buena navegación, muy felices fiestas! y hasta la próxima entrega.

martes, 28 de noviembre de 2017

TENDENCIA "RETRO"


Los Navegantes Clásicos somos poco objetivos al hablar sobre las preferencias en los materiales de construcción de las embarcaciones. Tanto es así que debo admitir una gran satisfacción cuando a diario veo, en los distintos medios del mundillo náutico, esta marcada tendencia retro en los nuevos diseños.

Tal es el caso de los más importantes astilleros del mundo (Riva - Ferretti - Christ Craft (foto) - South Yachts - Beneteau - Apreamare - etc.), los cuales realzan las bondades y belleza de este noble material que es la madera, forrando sus cubiertas y planchadas, utilizándola en regalas, pasamanos, ruedas de timón y solados, dándoles un toque distintivo y elegante a sus nuevos modelos. A rigor de verdad, no se si lo de antes es mejor o peor; si se que es distinto. Y somos varios los que pensamos así. La náutica evoluciona para no perder su esencia, aunque esto sea controversial y contradictorio.

Siendo nosotros, los Navegantes Clásicos, muy tradicionales a la hora de navegar, Gustavo Revel nos cuenta:
"El avance tecnológico es irrefutable. La electrónica se adueñó de las embarcaciones: motorización, sistemas de gobierno, instrumental de navegación, audio, video, sistemas constructivos, alarmas, comunicaciones, etcétera... En Estados Unidos y Europa se debate si la tecnología ha quitado el encanto de la navegación. Es una verdad posible! La tecnología ha logrado sorprender a los más temerosos nautas que al ingresar a la marina se encomendaban a Neptuno para tomar amarra sin hacer papelones.
Hoy un joystick permite que se maniobre sin problemas en una marina apretada, con viento de través fuerte o con una tribuna de espectadores que espera, ansiosa, una equivocación y un strike con los barcos vecinos. También están los que consideran que arriesgamos perder el arte, el conocimiento y la satisfacción intelectual de navegar de verdad con la incorporación excesiva de la tecnología. Es en parte real que tanta tecnología asfixia los conocimientos esenciales de la navegación.

Ser buen navegante requiere un estudio exhaustivo y comprensión de climatología, tabla de mareas, posicionamiento en cartas, maniobras, etcétera. Hoy la computadora gobierna la propulsión pero para quienes defienden la navegación tradicional, el ojo y la experiencia deben dominar la maniobra de un barco. Aquí se habla de perder la esencia del arte de navegar por la sencillez de conducir. Se plantea una postura que quiere que la navegación recreativa en términos generales no pierda sus particularidades, su escencia y su entorno de aprendizaje universal antes de que la tecnología devore todos esos pasos y los resuma a interpretar y utilizar programas y teclados"

Que bueno que esta iniciativa se esté popularizando, quien sabe quizá, en un futuro no muy lejano, en salvaguarda de las buenas costumbres, de las aguas y costas de nuestro delta, los capitanes gobernarán sus embarcaciones con sabiduría y cortesía. Quizá los barcos volverán a ser de desplazamiento, esmerándose los constructores en mejorar las líneas de agua para que éstos sean más veloces, sin necesidad de aumentar caballos de potencia. Quizá todos seamos "Navegantes Clásicos"...

lunes, 13 de noviembre de 2017

ELEGIR APROPIADAMENTE

Hola, como están? Bienvenidos a un nuevo encuentro.

Hoy quiero transmitirles una sensación personal que vengo teniendo durante estos últimos años y que voy consolidando cada fin de semana a medida que se acerca la inminente llegada del verano. 
Deseoso de que compartan con nosotros sus experiencias y comentarios vía facebook, es que pasaremos a desarrollar el tema en cuestión.

Sin lugar a dudas, todos los que navegamos desde hace tiempo, podemos apreciar el boom del rubro en estos últimos años. El explosivo aumento del parque náutico, hace poco me comentaban que se encuentran matriculadas unas 250.000 embarcaciones, ha dejado a clubes, amarras y guarderías sin cupos. Los recreos, paradores y cada uno de los afluentes del Paraná se ven invadidos los fines de semana por embarcaciones de todo tipo. Con amigos o familia a bordo, los nautas buscan disfrutar del aire libre, del esparcimiento, de la camaradería, del turismo; en síntesis buscan "desenchufarse", aunque mal no sea, por un rato.

¿Es que la gente comprendió los beneficios que acompañan a tal noble deporte? ¿Se habrá logrado romper con el mito: "el que tiene un barco tiene plata"? ¿Es hoy menos complicado mantener una embarcación que en décadas anteriores? ¿Los propietarios se dan más maña y requieren menos de los servicios de "mano de obra calificada"? ¿Es quizá que ante la dificultad de encontrar esta mano de obra y caer en las de un improvisado, tanto el recién iniciado nauta como el experimentado se arriesgan a realizar las obras ellos mismos, reduciendo así los costos de manutención?

Estos y otros tantos interrogantes probablemente también vos te los hagas. La realidad es que la gente se está acercando cada vez más al río para descubrir que no solo se navega en caros y lujosos cruceros último modelo.

En muchos casos, esto trae como consecuencia directa la recuperación de gran cantidad de embarcaciones de madera abandonadas en el Delta. El auge de la restauración de estos barcos está en su apogeo, ya sea en astilleros especializados y dedicados a tal fin o en los terrenos de algún carpintero náutico para los que cuenten con menor presupuesto. Para aquellos quienes tengan los conocimientos necesarios propios o de un amigo, la misma amarra es otra buena opción.

Particularmente, podemos ver como muchos propietarios de embarcaciones incursionan en la mecánica, la fibra, la carpintería, tapicería y lonería o la pintura; a veces con muy buenos resultados y otros no tanto. Lo importante es la terapia y juntarse posteriormente para intercambiar conocimientos y experiencia. Una vez más la náutica cumple con su cometido: "desenchufarse y reunirse a charlar con otros colegas, cualquiera sea el motivo"!

Conclusión: Todo aquel que tenga intenciones de navegar podrá hacerlo. Esto dependerá de sus ganas y de la elección de su embarcación en relación a sus posibilidades, conocimientos e instrucción náutica. No todos los que tenemos barcos somos potentados, el secreto reside en elegir apropiadamente.

Amigos "Navegantes", estamos entrando en la época del año más linda para navegar y el verano se encuentra a la vuelta de la esquina. Repasen sus naves y esperen listos a zarpar! Hasta pronto y mantengan un pie de agua bajo la quilla!

viernes, 27 de octubre de 2017

DIEZ BUENAS RAZONES PARA NAVEGAR

1 Navegar mejora la calidad de vida: La navegación recreativa estimula el turismo, el entretenimiento familiar. Reduce el estrés y provee una oportunidad enriquecedora para el desarrollo personal, ya sea instruyéndose aún más en las artes náuticas o simplemente disfrutando del Delta.

2 Navegar, no siempre es caro: El espectro de embarcaciones que ofrece el mercado es muy amplio. Algunos de ellos son más accesibles de lo que uno cree, además por lo general, muchos propietarios suelen (por economizar y/o para tener la seguridad de que el trabajo quedó bien hecho) realizar muchas tareas ellos mismos.


3 Navegar es camaradería: Está fehacientemente comprobado, que relajarse en familia y con amigos es una de las actividades favoritas de los nautas, junto con la pesca y la exploración de nuevos lugares. Según lo antedicho, lo mejor de tener un clásico no pasa por tener el último instrumental, la eslora más grande, etc., lo mejor de navegar en un barco de madera pasa simplemente por la oportunidad de navegar, y si se puede, compartir un asado.


4 Navegar es muy conveniente: Sabías que el 80% de los argentinos vivimos a menos de una hora de una vía de agua navegable? Es decir que podés estar disfrutando del aire fresco y del agua en muy poco tiempo. En el caso de aquellos que estamos cerca del delta, solo hace falta decidirse para que cualquier día de la semana podamos cenar a bordo o simplemente disfrutar de unos buenos mates contemplando la caida del sol.

5 Navegar es una actividad reconfortante: La navegación nos proveerá de grandes y diversas recompensas, a capitanes y tripulantes. Disfrutar de una copa de buen vino bajo un cielo único acompañado de gente que uno quiere, compartir con los chicos la confección de un nudo marino o un pique en la boya, salir en el auxiliar a explorar algún riacho desconocido, en fin, el límite lo ponemos nosotros!


6 Navegar es un buen ejercicio: Desde la preparación pre zarpada (quitar carpa - llenado del tanque de agua potable - abordaje de suministros - soltar amarras - etc), pasando por la compensación del rolido de la embarcación en navegación. En verano, unas buenas zambullidas en el río, una trapeada de la cubierta o la limpieza del casco desde el auxiliar, harán que su estado físico sea saludable. Y ni que hablar de los beneficios psico-físicos.

7 Navegar se aprende con facilidad: Si ud. es novato o se está decidiendo a emprender esta actividad, siempre encontrará a alguien más avezado y gustoso de acompañarlo en sus primeras experiencias. Hoy se puede encontrar con gran cantidad de escuelas, fundaciones y particulares que dictan muy buenos cursos.

8 Navegar es diversión: En realidad el motivo por el cual hay que navegar, es por que es muy divertido y placentero. Existen tantas actividades relacionadas a la náutica como se nos ocurra. No tiene límite de edad. El delta es tan vasto que podemos disfrutar de todo tipo de escenarios, amucharse en determinados ríos o parajes, o salir en busca del silencio y la tranquilidad. Vivir el Paraiso es navegar por el Delta!

9 Navegar en vacaciones: No se prive de esta experiencia sin igual. Comience disfrutando de una fin de semana completo, luego extiéndalo a un fin de semana largo y cuando se quiera dar cuenta, estará disfrutando de sus mejores vacaciones, a bordo de su embarcación.

10 La décima razón para Navegar, la pone vos: Comentanos al pie, cual es para tu razón o motivo para navegar. Anímate y expresa tu opinión!


viernes, 13 de octubre de 2017

BAJOS DEL TEMOR - historia náutica

Bienvenidos amigos nautas!!!
Hoy les tengo una apasionante historia náutica para compartir. Ojalá los atrape como a mi!

Los "Bajos del Temor" se encuentran en el Delta del Paraná, muy cercanos a la desembocadura del Paraná de las Palmas. Es un amplio espacio de agua en el que vierten sus aguas los arroyos Chaná y Aguaje Durazno y es una zona con poca profundidad de agua, donde el avance del delta sobre el río se palpa en el crecimiento de los juncales. 
El saber popular dice que su nombre proviene de cuando los barcos que navegaban por la zona encallaban, debido a los bancos de arena que hay en el sitio, pero la verdadera razón de su nombre es bien distinta y ha quedado en el olvido de los años.


Para conocer el origen del nombre de los Bajos del Temor debemos remontarnos a muchos años atrás y a algo más al norte del lugar. Más precisamente a la década de 1870 / 1880 y a la isla de La Paloma, en la desembocadura del Paraná Bravo en el Río Uruguay.

Allí vivió por esos años Marica Rivero, que comandó una de las bandas de piratas más feroces que asoló la región a finales del siglo XIX. La banda de Marica, como tantas otras asentadas a lo largo de los ríos Paraná Guazú y Paraná Bravo, se dedicaba a asaltar a los veleros que pasaban por esos ríos.


Esta situación llevó a los gobiernos Buenos Aires y Entre Ríos, a prestar atención a lo que ocurría en las islas y se organizó, en conjunto, un operativo para acabar con las bandas del delta. 
La lucha duró muchos años y con mucho muertos. De ambos lados. Finalmente Marica Rivero, el "Correntino Malo", y cinco de sus hombres son atrapados, luego de tenderles una emboscada.


El operativo estuvo a cargo del Teniente Agapito Zapata, oficial del ejercito, quien era tan feroz como los piratas. 
Los siete prisioneros fueron transportados río abajo por el Uruguay en un pequeño barco custodiado por Zapata y diez de sus hombres. Llegaron a lo que hoy conocemos como Bajos del Temor e ingresaron a la bahía, que era mucho más amplia por aquellos años. Allí decidió librarse de los prisioneros.
Uno a uno fueron llevados de la bodega del barco a tierra y estacados en un sitio muy cercano a la costa.

Zapata no se quedó a ver como el agua avanzaba sobre la costa, traída por el viento del sudeste. Levó anclas y el barco partió, dejando atrás los gritos de los hombres y claro le llegó el juramento de venganza de Marica Rivero. 
Ella y sus hombres murieron ahogados y sus cuerpos estacados nunca se encontraron.


Pronto comenzó a correrse la noticia de lo que había ocurrido. En Buenos Aires hubo una investigación, pero no se llegó a nada, nadie testimonió en contra de Zapata. Todo quedó en el olvido, pero no tanto. Porque por la zona del delta comenzó a comentarse que Marica Rivero, el "Correntino Malo" y sus hombres habían vuelto a las andadas. ¡Pero estaban muertos! 
De eso nadie tenía dudas.


Se decía que cuando las aguas bajaban aparecían y continuaban con sus asaltos a barcos, pero esta vez eran mas feroces por sus ansias de venganza. Pero fue solo un rumor, sin ninguna confirmación. 
Confirmación que llegó varios años después.


Era una noche oscura. El cielo estaba cubierto de nubes negras lo que hacía presagiar una tormenta. El viento del norte había sacado el agua del río y la bajante se hacía pronunciada. Un velero de tres palos se acercaba bajando desde el Uruguay. Los doce pasajeros cenaban en el comedor bajo cubierta, mientras el capitán procuraba orientarse algo confundido por no poder ver los contornos de la costa. No sabía donde estaba.

Sintió un crujir bajo el casco y comprendió que habían encallado. Se dirigió a la proa del barco y a punto de llegar un relámpago iluminó el lugar. Se quedó pasmado por lo que vio. 
Delante suyo apareció una mujer robusta, el pelo largo mojado le caía sobre los hombros y cubría parte del rostro. Antes que la luz del relámpago se apagara alcanzó a ver detrás de la mujer otros seis hombres. Todos con el mismo aspecto, mojados, las ropas hechas harapos, todos con largos puñales y espadas en sus manos. No llegó a escuchar el trueno que vino después. La mujer lo decapitó antes de que pudiera darse cuenta de lo que ocurría.

En el comedor, los pasajeros comían y sólo les llegaban los sonidos de la tormenta. Sentado a la mesa frente a la puerta de entrada se encontraba un oficial del ejército. Su pasado como teniente, jefe de las tropas que habían operado en el Delta del Paraná había quedado atrás. Casi ni recordaba esa época. Ahora tenía una buena posición con su cargo de Coronel y el comienzo del nuevo siglo lo encontraba retornando con su familia, dos hijos y esposa, de unos días que había pasado en la República Oriental del Uruguay.

Cuando la puerta voló y esa mujer apareció en el comedor, la reconoció enseguida. Agapito Zapata poco pudo hacer para defender a su familia y al resto de los pasajeros. Nadie puede matar a un muerto. 
Al día siguiente los cuerpos decapitados de doce pasajeros, entre ellos cuatro niños, y de ocho tripulantes aparecieron colgados de los palos del velero. 
A partir de esa masacre, y por muchos años, pocos se atrevieron a navegar por la zona. Se impuso entonces aquel nombre "Bajos del Temor".


Hoy pocos recuerdan la historia de Marica Rivero y Agapito Zapata. Las apariciones de los espectros de los bandidos se fueron diluyendo con el tiempo y el motivo del nombre de los bajos también. 
Pero el tiempo trascurrido, si bien para los vivos puede parecer mucho, para los muertos es nada. Les espera la eternidad en esa situación. 
No hay ninguna garantía de que se hallan retirado del lugar para siempre.


(Roberto Vilmaux)

jueves, 28 de septiembre de 2017

PRENSA ESTOPA, sentina seca ?

Hola Navegantes! Durante esta semana, vía facebook, un lector nos solicitó que escribiéramos sobre el mantenimiento del prensa estopa, pues está por terminar de reciclar su barco y este tema lo tiene un poco preocupado.

Este vital elemento, instalado en toda embarcación con propulsión del tipo "línea de eje", se encuentra rematando un tubo que atraviesa el codaste llamado bocina, por donde el eje de transmisión atraviesa el casco impidiendo el ingreso de agua al interior del yate; a excepción de un leve, casi imprescindible goteo.

Comencemos entonces por detallar los dos tipos existentes de prensaestopa:
Prensa estopa seco: Muchos son los astilleros que están optando por la instalación de éstos y hasta inclusive, se venden en los almacenes navales como reforma de los convencionales. Dependiendo de las marcas, el sellado se obtiene por la fricción de un aro de carbono o cerámico que es presionado mediante un fuelle de kevlar sobre otro aro de acero. Es un sistema relativamente nuevo y que se impone cada día más, su principal ventaja radica en que se puede decir que no tiene mantenimiento periódico, excepto la toma de agua de río que se utiliza como refrigerante y no puede fallar. Son de uso cada vez más frecuente, ya que suelen ser totalmente estancos y no requieren mantenimiento.

Prensa estopa convencional: Estos están formados por una tuerca (con contra tuerca) que ajusta sobre el extremo de la bocina que se encuentra roscado y mecanizado para darle alojamiento al tradicional pabilo trenzado embebido en una muy buena grasa hidro-repelente. Al apretar este conjunto se forma un sello, con el pabilo y la grasa, que ajusta al eje y lo vuelve estanco. A diferencia de los prensa estopas secos, los convencionales necesitan un mayor control, ya que debemos inspeccionar, por lo menos una vez por semana, dependiendo del uso, que la empaquetadura de pabilo esté en condiciones, que no se haya quemado con la fricción del eje. Para ello, debemos dejar que una gota de agua pase al interior del barco aproximadamente cada 30 segundos cuando el eje está girando, si la entrada de agua es superior a ese periodo de tiempo, debemos apretar la cápsula que contiene el pabilo para prensar un poco más la empaquetadura y lograr un mejor sellado.

Es probable, después de varias apretadas, que no se pueda ajustar más por haber llegado al final de su recorrido y la entrada de agua siga a un ritmo considerable; es el momento entonces de reemplazar la estopada, aunque en la práctica y por seguridad, será conveniente no llegar a ese punto.

Como reemplazar la empaquetadura: Se deja bien aclarado que para este procedimiento no es necesario sacar la embarcación a tierra, si bien entrará algo de agua, no será un problema que una bomba de achique no pueda solucionar.

Ahora bien, desenrosque la tuerca de la empaquetadura para poderla desplazar hacia proa. Corte tres o cuatro tiras, pero en este caso de pabilo teflonado (que podrá adquirir en ferreterías industriales) cuya longitud cubra el diametro del eje y colóquelas de tal manera que la unión de los extremos de cada cordón quede a 90º con respecto a la anterior. Importante: este pabilo teflonado viene en forma de cordón de distintos diámetros, deberá previamente tomar la altura entre el eje y la rosca de la bocina para adquirir el correspondiente a su prensaestopa.

Vuelva a roscar la tuerca de apriete hasta que sienta una ligera resistencia. El ajuste final se hará con el barco en marcha e iremos apretando la tuerca hasta que veamos que no entra agua por el prensaestopa, excepto la gota que nos indica la correcta refrigeracion del sistema.

Para dar por finalizada la tarea de mantenimiento, se deberá rellenar la grasera que alimenta el interior de la bocina con una muy buena grasa hidro-repelente. Valdrá la pena invertir unos morlacos pues aunque no es barata, un kilo de esta grasa nos puede durar todo un año, en cambio las económicas se emulcionarán con facilidad y no cumpliran con su función. Ajuste periodicamente hasta sentir una ligera resistencia.

Espero Ramiro que la nota haya sido clara y sirva a tus fines. Para todos nuestros amigos un cordial saludo y nos vemos, la semana próxima, en otra entrega de El Navegante DT!